6 estrategias para mejorar los textos de tu web

Judith Navarrete
Judith Navarrete
Escribo textos esfervescentes para sitios web que se niegan a pasar desapercibidos. Escríbeme si deseas saber más.

No hay duda de que la apariencia y el diseño de una página son importantes, transmitir una imagen visual acorde a tu marca y a tus valores es fundamental para que te reconozcan como marca hayá donde vayas.

Pero, igual que tu no vas a un restaurante solo por que sea bonito, si no que la calidad de la comida te importa, cuando entras a una web además de que te atraiga visualmente tiene que conectar contigo y ser capaz de ofrecerte de forma ágil lo que estás buscando.

El lector tiene que saber a golpe de vista que se encuentra en el lugar adecuado y que tienes lo que busca, y eso solo puedes transmitirlo con palabras. Si lo confundes se irá y estarás perdiendo tiempo y dinero, porque una web necesita inversión y esfuerzo para atraer tráfico hasta ella y no puedes permitirte que ese trabajo se pierda por no comunicar el mensaje adecuado de la forma correcta.

Cuando el diseño y el copy se complementan de forma estratégica pueden marcar la diferencia, convirtiendo a los visitantes de tu web en clientes y preescriptores de tu marca.

Hoy quiero compartir algunas estrategias que yo misma pongo en práctica antes de escribir los textos de una web y que tú puedes aplicar a tu web para mejorarles y aumentar tus conversiones.

Estrategias para mejorar los textos de tu web

1. Conoce tu marca

Te sorprendería la cantidad de clientes a los que me enfrento que no saben nada sobre su marca, no saben qué valores la definen, cómo quieren que los demás la perciban, cómo puede ayudar a su público objetivo, etc.

Los textos reflejan esta carencia de dirección, de estrategia y de un tono de voz definido. Así que mi primer consejo es reflexionar sobre quién eres, cuál es tu misión o la razón de ser de tu negocio y cuáles son los valores que te definen.

Y cuando tengas claro esto, cuando comprendas quién eres de verdad y cómo quieres posicionarte como marca, será mucho más fácil transmitir tu mensaje de forma única, darle personalidad y caráter a los textos de tu web, conseguir marcar la diferencia.

2. Habla con una persona

En lugar de escribir para un público objetivo o una audiencia masiva, trata de concentrarte en escribir para una persona, tu cliente ideal. Intenta definirlo de forma específica y cuando escribas cualquier mensaje ten presente su «fotografía» para saber cómo dirigirte a él.

Cuando empecé a escribir esta era una de las cosas que más me costaba, mantenerme enfocada en esribir para una persona, pensar todo el rato que tengo que gustarle a esa persona en concreto y satisfacer sus necesidades de información en la web en cuestión y dejar de escribir para todos.

Escribir para intentar gustar a todos es un error muy común y que enseguida se percibe en los textos por la falta de foco y de contenido de valor para ese lector. Ahora siempre que escribo paro cada cierto tiempo y me cerciono de que estoy escribiendo para ese cliente ideal y que estoy transmitiéndole lo que busca leer en el texto.

Una vez que sepas con quién estás hablando, qué problemas o necesidades tiene esa persona y cómo tu producto o servicio las resuelve, estarás en el camino de escribir textos enfocados a la conversión, así que asegúrate de posicionar siempre a tu cliente en el epicentro de todo.

3. Escribe lo necesario. Ni más ni menos.

Oliver Markus dijo que «el secreto de la buena escritura es usar palabras pequeñas para transmitir grandes ideas, no usar palabras grandes para pequeñas ideas».

No es necesario edulcorar demasiado los textos, abusar de adjetivos y adverbios para intentar decorar en exceso es un error. Los mensajes cuanto más claros y consisos mejor. Sobre todo porque los lectores no leen, escanean.

Cuando alguien llega por primera vez a tu sitio web, sólo tienes unos segundos y un espacio limitado para causar una gran primera impresión. Aprovéchalo, no lo desperdicies con palabras vacías o textos demasiados complejos.

Intenta usar frases claras y concisas para decirle a tu audiencia qué puede encontrar en tu web y cómo puedes ayudarle (beneficio de tu producto o servicio). El objetivo es ser directo y seleccionar cada palabra cuidadosamente.

4. Un objetivo para cada página

En cada página, pregúntate esto: si alguien solo leyera una parte de la página o completara una acción en esta página, ¿cuál sería? Cuando tengas la respuesta centra tus textos y las llamadas a la acción en lograr ese objetivo.

Cada página de tu web debe estar destinada a un objetivo concreto, debe tener un propósito claro, si no lo tiene es que no es necesaria, puedes eliminarla. Debemos siempre trabajar la estrategia de una web de forma global y ser inteligentes a la hora de seleccionar la información que presentamos.

5. Busca un tono de marca definido

Pocas veces me topo con webs donde hay un tono de voz definido y con personalidad, la mayoría optan por hablar de una forma impersonal para intentar conectar con más personas a la vez, o simplemente no saben cómo definir su tono de voz.

Este para mí es uno de los principales problemas a la hora de conseguir conversiones, ya que el no tener un tono definido y característico de tu marca impide que los lectores te recuerden.

Si entran a tu web y no efectúan la compra en ese mismo momento, si no que la retoman al día siguiente, seguramente ya no se acuerden de ti y continuen buscando tu mismo producto o servicio en páginas web de tu competencia.

6. Lee en voz alta

Finalmente lee los textos en voz alta. Cuando lo hagas verás lo importante que es.

Debe sonar cercano y ser fácil de leer. Si te quedas sin aire leyendo, es que tienes que estructurar el ritmo de los textos, alternar frases más largas con otras cortas, y atender a los signos de puntuación.

Leer en voz alta también te va a ayudar a cambiar ciertas palabras demasiado genéricas o formales, corregir repeticiones, cambiar estructuras de frases, entonación, etc.

Ponte en la piel de tu lector y lee el texto como si lo estuviera leyendo él, ¿Crees que lo que le cuentas y cómo se lo transmites es la mejor forma?

Si te ha resultado útil este post, me encantaría que lo compartieras en redes sociales. Y, si tienes algún apunte extra o duda, puedes escribirme un email o contactar conmigo a través del formulario.

¡Nos vemos en las redes!

Comparte este artículo:

Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on facebook

Continua leyendo