Un pulso a la tasa de rebote de tu web

La regla de los 10 segundos. Echa un pulso a la tasa de rebote de tu web.

Judith Navarrete
Judith Navarrete
Escribo textos esfervescentes para sitios web que se niegan a pasar desapercibidos. Escríbeme si deseas saber más.

¿Alguna vez te has preguntado, cuál o cuáles son las razones por las que tu sitio web recibe visitas que duran menos de 10 segundos?

En este post voy a intentar explicarte de forma fácil, qué factores influyen en que una visita abandone tu web y qué puedes hacer para evitarlo.

Antes de nada, si no tienes Google Analytics conectado con tu web, te aconsejo que lo hagas, es una herramienta fundamental para analizar todo lo relacionado con cómo interactúa el usuario con tu web.

Usabilidad y experiencia de usuario

Los dos factores clave a tener en cuenta cuando hay una tasa de rebote alta en tu web son: La usabilidad y la experiencia del usuario.

La usabilidad me dice si tu sitio web es fácil de utilizar para el usuario, y la experiencia de usuario, me dice si tu web resulta amigable para tu público objetivo.

Para que lo entiendas con un ejemplo.

Imagínate que la usabilidad es una autopista en línea recta: es amplia, rápida y funcional para el conductor. Es una ruta eficiente para llegar de un destino a otro de forma segura.

Por otra parte, la experiencia de usuario es una carretera de montaña: huele a naturaleza y te permite disfrutar de un paisaje precioso con unas vistas increíbles. Aunque tiene varias curvas y el trayecto es más largo es un placer recorrerla.

La idea es que tu sitio web consiga un equilibrio perfecto entre ambas carreteras. Un equilibrio entre lo estetético y lo cómodo y funcional sería el tándem perfecto para una web.

Dicho esto, hay un factor que debes tener en cuenta siempre para que la tasa de abandono en tu web sea menor: la gente es extremadamente impaciente.

Vamos con prisa por la vida y no queremos que nos hagan esperar ni perder el tiempo buscando algo.

Y este es el motivo que desencadena la mayoría de los abondonos en una web.

Enseguida te explico cómo puedes evitarlo.

¿Cuánto tiempo permanecen los usuarios en su sitio web?

Menos de 10 segundos.

Ese es el tiempo que tienes para captar la atención de alguien cuando aterriza en tu sitio web.

Si no has generado interés en 10 segundos, entonces probablemente no lo harás. La visita se irá y quizás no se acuerde de volver porque nada de lo que ha visto le ha impactado lo suficiente.

Por ello la navegación de tu web debe ser atractiva, muy simple, muy fluida y muy rápida.

¿Cómo se hace eso? Echemos un vistazo a algunas de las principales razones por las que la gente deja un sitio web y, por supuesto, cómo puedes evitarlo.

Todo se reduce a tu tasa de rebote.

¿Por qué deberías preocuparte por tu tasa de rebote?

La tasa de rebote es uno de esos términos de marketing que suena divertido.

Pero, no lo es.

Jon Lister de Elite SEM compartió este consejo en una conferencia de comercio electrónico cuando se le preguntó sobre la importancia de la tasa de rebote:

Concéntrate en el «tiempo de permanencia» (cuánto tiempo pasan los visitantes en tu web), en lugar de las métricas sin importancia como las vistas de página.

La creación de contenido de calidad es extremadamente importante, porque a Google le importa cuánto tiempo permanece la gente en tu web, y lo peor de todo, si vuelve a la página de resultados de búsqueda porque no encontraron la información que buscaban.

En pocas palabras, una alta tasa de rebote es indicativa de un sitio web mal construido.

Y una baja tasa de rebote significa que las cosas están funcionando sin problemas.

5 razones por las que los visitantes abandonan tu web y cómo evitarlo. 

Las razones pueden ser de todo tipo, y no es fácil identificarlas, pero hay algunas que se dan con mayor frecuencia. Son estas:

1. Los visitantes abandonan tu web cuando no encuentran lo que esperan.

Es decir, necesitas darle a tu visitante una experiencia agradable y un contenido interesante y que responda a su intención de búsqueda.

Un diseño deficiente que ofrezca demasiadas opciones aumentará la tasa de rebote significativamente.

Aunque no lo creas, la gente quiere que la web tenga un aspecto determinado. Hay diseños que funcionan mejor que otros, según si responden o no a lo que espera el usuario de esa web.

Pero ese no es el único problema. Un mal diseño también tiene otros efectos negativos. Por ejemplo, el tiempo de carga.

Un sitio web mal diseñado con tiempos de carga no optimizados aumentará la tasa de rebote. Antes de que el usuario pueda ver qué hay en la web se irá si esta no carga en menos de 3 segundos.

Entonces, ¿cómo se crea un diseño optimizado y atractivo para el usuario?

Según Hubspot estas son las claves para diseñar una web que brinde usabilidad y una óptima experiencia al visitante:

  • Simplicidad: Eliminar elementos de diseño innecesarios y hacer que la web sea fácil de entender.
  • Jerarquía visual: Organizar y disponer los elementos de manera que los visitantes se centren primero en los más importantes.
  • Navegabilidad: la navegación debe ser simple e intuitiva, de forma que el usuario encuentre lo que busca rápidamente.
  • Coherencia visual: Colores, tipografías y textos deben ser coherentes y tener un estilo general definido.
  • Responsive: la web debe ser compatible con todos los dispositivos (móviles, tablets, etc.).
  • Convencionalidad: No te excedas en creativo. Utiliza elementos y diseño que la gente conozca y se sienta cómoda utilizando.
  • Confianza: Sé sincero en lo que se refiere a servicios y precios. Nunca engañes e intentes mostrar algo que en realidad no eres.
  • Enfocada en el usuario: el diseño es para los usuarios finales, piensa en ellos y no en lo que te gusta a ti.
  • Contenido actualizado y de valor para el usuario. Cuando alguien aterriza en tu web debe encontrar rápidamente lo que tienes para él, qué puedes ofrecerle, cuál es tu propuesta de valor y por qué debe elegirte a ti por encima de otros.

2. Los visitantes abandonan tu web si no es “fácil” de usar.

En general, lo que las personas esperan de un sitio web es que sea usuable, de fácil navegación.

Somos animales de costumbres y nos hemos habituado a sitios web diseñados de cierta manera, por lo que todo lo que se salga de ahí para bien o para mal, todo lo que se exceda de creativo tiene el riesgo de no funcionar.

Tip: Piensa siempre en la comodidad del usuario y en diseñar una web fácil de usar para él.

Si tu sitio web es una plataforma rápida, clara y fácil de usar, tus visitantes querrán quedarse, pero si se lo pones difícil para encontrar lo que buscan se aburrirán y se irán.

3. Los visitantes abandonan tu web cuando no saben qué hacer.

Un error común es dar a la gente demasiada información.

Suena raro, ¿verdad? Generalmente pensamos que cuanta más información demos al usuario más fácil será que tomé la decisión de compra. Pero en realidad, esto no funciona así.

Aquí menos es más. Si obligas al usuario a tomar muchas decisiones se agobiará.

Tu web tiene que guiar en todo momento al usuario y darle órdenes claras de cuál es el siguiente paso a ejecutar. Si le das demasiadas opciones le costará decidir, y una mente confusa nunca compra.

Aquí las llamadas a la acción (CTA) juegan un papel muy imporante. Cada página o sección de la web debe buscar un objetivo determinado, una acción por parte del usuario. Pon el cierre a ese texto con una llamada a la acción clara y concisa que invite al usuario a hacer click al botón.

Conclusión: pónselo fácil al usuario, sé tú quién lo guíe a través de la web, llévalo de la mano hasta el final.

Si le resulta difícil encontrar lo que quiere hacer saldrá de la web y buscará en otras web de la competencia.

4. Los visitantes abandonan tu web si no transmites confianza/credibilidad.

La confianza es la base de las ventas en internet.

Todo el mundo puede tener una web y vender online. Debido a esto, los usuarios desconfían y buscan prueba social para tomar la decisión de comprar.

Igual que no te comprometes ni te casas con una persona que acabas de conocer, tampoco compras en una web que acabas de descubrir y de la que no tienes referencias.

Algunas formas que funcionan para generar confianza son:

  • Contenido actualizado. Si entras en una web y el último artículo del blog fue publicado hace dos años, te dará una impresión de dejadez y desconfianza. Por eso, es imporante actualizar el blog y las redes sociales y si no lo haces, mejor mantenlas cerradas.
  • Testimonios web. La prueba social a través de testimonios de clientes es una de las que mejor funciona y más confianza genera en los visitantes a la web. Eso sí, no los pongas inventados ni edulcorados, siempre reales.
  • Empatía y propuesta de valor. Estudia muy bien a tu cliente ideal y empatiza con sus puntos de dolor, demúestrale que lo comprendes y que tienes la solución a sus problemas. Conecta con él a través de los textos de tu web.
  • Garantía. Nada mejor para disminuir el nivel de desconfianza que una excelente garantía de devolución.
  • Forma de contacto y ubicación. Ofrece diferentes formas de contacto para que el usuario elija la que más cómodo le haga sentir y no dejes pasar más de 48 horas para responder una solicitud de información.

5. Los visitantes abandonan tu web cuando la primera impresión no es positiva.

No importa quiénes sean los visitantes a tu sitio web, todos tienen una pregunta: «¿Qué hay aquí para mí?»

Si no consigues comunicárselo en los primeros 10 segundos, rebotarán.

La primera impresión es importante. Más bien lo es todo.

Una mala primera impresión puede alejar las visitas a tu web para siempre y aumentar considerablemente la tasa de rebote.

Entonces, ¿cómo puedes hacerlo? ¿Cómo inspirar y atraer a la gente para que no sólo no se vaya, sino que elija quedarse?

Mira.

Lo más importante es que sepas a quién te estás dirigiendo y que tu voz de marca conecte con ese cliente ideal. Habla su mismo «idioma» para que te entienda.

Además asegúrate de que la Home o página principal responde a esta estructura en el encabezado:

  1. Titular claro y directo sobre lo que ofreces en tu web.
  2. Subtítulo con gancho y que amplie la información del titular para que el visitante tenga claro dónde está y qué puede encontrar.
  3. CTA. Una llamada a la acción en el encabezado es fundamental para que si alguien tiene claro que se queda contigo directamente contacte o compre sin necesidad de seguir navegando.
  4. Imagen potente que acompañe el texto y sea descriptiva de lo que ofreces.

Conclusión

10 segundos es todo el tiempo que tienes para convencer a esa visita de que siga navegando en tu web porque está en el sitio correcto.

Y 10 segundos es un estornudo.

Así que no te andes con rodeos, ve al grano, deja claro qué puedes ofrecerle y pónselo fácil.

Una web usuable, responsive y que ofrezca una experiencia de usuario agradable y segura es todo lo que tienes que ofrecer.

Sé sincero siempre, no mientas, transmite confianza y empatiza con las necesidades de tu público.

Encuentra una voz de marca que te defina y que logre conectar con tu público.

Y sobre todo ten en cuenta los textos de tu web, porque el diseño es importante, pero las palabras son esenciales para conectar con tu cliente ideal y comunciarle el beneficio de tu oferta.

Un tándem diseño + copywriting te ayudará a que esa tasa de rebote caiga en picado.

Por último, recuerda guiar al visitante en el viaje por tu web, no dejes que se pierda o se distraiga y no sepa donde ir, para ello recurre a las llamadas a la acción y proporciona una navegación clara.

Y hagas lo que hagas consigue ganarte la confianza de tu público. Sin confianza no hay venta.

Pon a prueba estos tips y analiza y analiza si tu tasa de rebote evoluciona favorablemente en Google Analytics.

Si te ha servido de ayuda este post y has aprendido algo comparte en redes con tus contactos.

¡Nos vemos en el próximo!

Comparte este artículo:

Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on facebook

Continua leyendo